Mucho náufrago para poco madero

Si algo tenemos en Ávila de lo que sí podemos presumir, es la Escuela de Policía. Sin duda, en las épocas de bonanza ha sido uno de los motores económicos de la ciudad. Más aún cuando, durante una época, eran dos las promociones anuales de recibía nuestra ciudad. Dos promociones de nuevos policías cada año y no poco numerosas. Qué buenos somos. Nos aseguramos una media de 2.300 alumnos nuevos cada seis meses que se dejan los cuatro duros que ganan durante su formación en ropa, complementos, cañas y copas en establecimientos locales. Y eso es bueno.

No han sido pocas las veces que me pregunté, tiempo a…, cuánto aguantaríamos sacando a la calle cada año más de 4.000 (y más de 5.000 algunos años) nuevos policías. Al final tendrían que detenerse unos a otros para justificar su sueldo. Es como si de repente nos ponemos a construir como locos. Casas y casas y casas. Llega un momento en que no hay gente para comprar tanta casa y… ¡ah vale! Que eso ya… Pues eso, que no lo digo yo. Lo dicen las matemáticas, aunque algunos lo que entendieron fue que mientras tengas hoy no te preocupes de mañana y cuando no tengas ya te inventarás algo. El problema que los inventos no siempre son buenos o no funcionan a la primera. No hay que ser un experto, hay que ser coherente.

Pero, la burbuja… Oh! No!
Vienen mal dadas, se cae la economía, llegan los recortes y también lo hacen en cuanto al número de plazas de la Escuela. Durante los últimos años los números han sido: 4.200 plazas anuales entre 2.002 y 2.004; 5.500 en 2.005, 2.006 y 2.007; otras 5.000 más en el año 2.008; 1.949 en 2.009 (actualmente en formación); 369 el año pasado y finalmente apenas 153 para este 2011. Es un golpe duro, pero repito, previsible.

No voy a buscar culpables. No es mi trabajo, cada uno podéis sacar vuestras propias conclusiones pero todos tenemos claro que Ávila es una ciudad que se ha construido, durante las vacas gordas, a base de ladrillo, chuletón, La Santa y los maderos. Chuletones tenemos de sobra, al menos para los que nos visiten para conocer más de cerca la tierra de La Santa que siempre estará ahí. Si eso falla aviso que mal vamos, los ladrillos ya no cotizan al alza y los maderos… ¡¡¡¡a partir de ahora los que llevan los capuchones en Semana Santa!!!

A estas alturas los datos dicen que por cada plaza que ha salido a concurso, hay 257 candidatos. Difícil pero sabemos que 153 lo conseguirán, 153 que se dejarán lo poco que ganen en ropa, complementos, cañas y copas en establecimientos locales como hicieron sus predecesores en mayor número, el problema es que ahora nos parecerá poco…

… y sí, es poco.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.164 seguidores

%d personas les gusta esto: