ÁvilaCard

S. Vicente

Una de las pocas propuestas interesantes del programa (si podemos llamarlo así) del PP para las pasadas elecciones municipales hacia referencia a la creación de una entrada turística única para los monumentos de la ciudad. Bueno, en el programa realmente ponía que “trabajaran por la puesta en marcha” de la citada entrada; ya saben, esa jerga política que evita prometer cosas concretas.

Por si los imponderables o las tormentas que acabaron con la Armada Invencible impiden al equipo municipal sacar adelante sus excelentes ideas, voy a desarrollar esta por mi cuenta. Como este espacio tiene licencia Creative Commons, si el Ayuntamiento quiere copiarme puede hacerlo; citándome, por supuesto.

Poner en marcha una tarjeta que con un pago único dé acceso a distintos monumentos, museos o salas de exposiciones, además de poder incluir descuentos en comercios, transporte u ocio, no es nada nuevo. En nuestro entorno más inmediato tenemos varios ejemplos de desigual fortuna y gestión: Salamanca, Madrid, Sevilla, Toledo, Zaragoza, Segovia o Mérida. Por supuesto, en el extranjero también es frecuente: París, Lisboa, Venecia, Berlín, etc.

Una tarjeta de este tipo ofrece ventajas para todos los actores implicados. Para los turistas es cómodo y suele representar un ahorro frente a la entrada simple de todos los monumentos o museos, además de ofrecer descuentos, mapas o algún tipo de regalo. Para la ciudad o los comerciantes es doblemente útil: aumenta la recaudación por la compra de entradas y permite crear un circuito turístico por el que se muevan visitantes por la ciudad, lo que, de manera indirecta, también aumenta la recaudación. Me explico sobre estos últimos puntos. Tenemos a un turista inglés que llega a la ciudad dispuesto a ver la Muralla y la Catedral. La entrada a ambos monumentos suma, por poner un ejemplo, 12 euros. En la oficina turística, o a través de internet, descubre la existencia de la AvilaCard, que por 20 euros incluye la entrada a la Catedral, a la Muralla y a otros 5 museos y 10 iglesias. Un alto porcentaje de turistas se lanzaría a comprar la AvilaCard porque por un poco más de dinero da acceso a muchos más monumentos y porque al comprarla se ahorra tener que tratar con un montón de abulenses poco aficionados a las lenguas no vernáculas. Ya le hemos sacado 8 euros más al guiri.

Además, si la tarjeta está bien pensada, aumentará la estancia de los visitantes en la ciudad y los hará visitar zonas y recurso no tan explotados turísticamente. Si un visitante duda entre pasar en la ciudad una noche o dos, tener la posibilidad de visitar 20 monumentos por 20 euros puede inclinar la balanza. Si entre esos 20 monumentos incluimos, por poner un ejemplo, la Iglesia de San Nicolás o a una exposición en el Aula de Medio Ambiente cercana, conseguiremos que un porcentaje apreciable de nuestros visitantes decidan acercarse hasta allí por el simple hecho de que ya tienen pagada la entrada. Si además incluimos descuentos, fomentamos el consumo de los turistas en la ciudad (y la necesaria implicación de hosteleros y comerciantes). Y aún no he hablado de que la puesta en marcha de este servicio generará empleo, mejorará la marca de la ciudad y aumentará la recaudación. Ya sé que lo último ya lo había dicho, pero quería remarcarlo.

Cosas prácticas a tener en cuenta, problemas, ideas, etc. Primero, cuanto más ambiciosa sea la tarjeta más nos costará ponerla en marcha pero mejor funcionará. La Tarjeta de Segovia, por ejemplo, apenas ofrece ventajas al visitante. Una tarjeta para entrar en las Murallas y el Museo Provincial nos la podemos ahorrar. Si queremos que funcione bien tiene que incluir los principales monumentos, todos los museos de la ciudad, algún edificio singular (Palacio de Abrantes, algunas salas del Obispado, por ejemplo) y todas las iglesias que podamos repartidas por toda la ciudad, desde San Nicolás a San Antonio pasando por San Segundo. El principal problema para esto es que tienes que tratar con señores con alzacuellos y me los imagino reticentes a abrir sus iglesias al turismo a las horas que el poder civil les indique (unos horarios amplios son imprescindibles). No quedaría otra que negociar con ellos, es decir, darles una buena tajada de los ingresos del invento.

Servicios, servicios, servicios. Cualquier cosa que se nos ocurra. Además de las entradas y los descuentos, añadimos un plano, una audioguía en mp3, una carpeta de cartón reciclado, un pañuelo para el sol, un cupón para comer una Yema de Santa Teresa, un rosario, alquiler de bicicletas (y de desfibriladores), uso ilimitado del autobús urbano, un paseo en el murallito, información de todos los monumentos en inglés, francés, alemán, esperanto y griego clásico, etc. Todo y más.

De las tarjetas turísticas que conozco, me quedo con la de Venecia. Aunque no incluye acceso ilimitado a los transportes públicos, tienes que comprarlo aparte, incluye una buena cantidad de museos, iglesias y palacios, además de los descuentos comerciales, el mapa, etc…

Solo voy a añadir una cosa más. Por favor, gestión pública. Sí, hay empresas que se dedican a esto y no lo hacen mal del todo, pero es MI patrimonio, es MI ciudad y me gustaría que fuese MI Ayuntamiento el que gestione el uso de los monumentos, su seguridad y conservación y la recaudación obtenida. No soy muy amigo de las fundaciones – creo que un alto porcentaje sirven para relajar el acceso al empleo público, ya me entendéis – pero en este caso una fundación pública o un consorcio que aune a Ayuntamiento, Diputación, Junta, Obispado, CONFAE, etc. puede funcionar. Permite cierta flexibilidad a la hora de llevar la gestión del día a día (gastos, contrataciones) sin dejar de estar sometida (en teoría) al control público.

PS.- Yo ahora mismo tengo trabajo, pero vivo lejos. Si la oferta para dirigir la citada fundación es buena…

9 Responses to ÁvilaCard

  1. Santiago dice:

    Registramos el dominio ya , o esperamos a que lo haga el ayto. ?

  2. pablogonz dice:

    Muy interesante la idea de aprovechar los blogs como medio alternativo de comunicación: seria y con contenido. Creo que el futuro inmediato del periodismo va por aquí. Llegué po invitación de Pablo Garcinuño. Desde Valdivia os animo a que sigáis trabajando con constancia, por el placer de hacerlo, independientemente del número de visitantes que lleguen a esta página. La verdad sin mediatizar necesita expresarse, tener su escaparate, para que al final relumbre.
    Un fuerte abrazo a todos,
    PABLO GONZ

  3. Pingback: ¡Con la Iglesia hemos topado! Acuerdo entre la Junta y las diócesis para la conservación del Patrimonio « Los 4 palos

  4. Pingback: Premios 20 Blogs « Los 4 palos

  5. Pingback: Turismo: ideas, perspectivas y congresos « Los 4 palos

  6. Pingback: Visitávila « Los 4 palos

  7. Pingback: Con el beneplácito de todos « Los 4 palos

  8. Pingback: ¡Mientes, bellaco! | Los 4 palos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.196 seguidores

%d personas les gusta esto: